¿Qué es el absceso dental? Síntomas, causas y tratamiento.

Un absceso dental (comúnmente conocido como flemón) es la acumulación de pus y bacterias causada por una infección bacteriana alrededor de un diente. El absceso dental puede ocurrir en diferentes zonas del diente por distintos motivos.

Podemos distinguir básicamente dos tipos de abscesos:

  • Un absceso periapical ocurre en la punta de la raíz y dentro del hueso, como consecuencia de una caries dental sin tratar, una lesión o una endodoncia previa.
  • Un absceso periodontal ocurre en las encías junto a la raíz del diente.
  • En ocasiones podemos encontrar la combinación de ambos, se llamaría “absceso endo-periodontal”.

¿Cuáles son los síntomas de los absceso dentales?

En términos generales, los signos y síntomas que pueden presentar los pacientes con abscesos dentales son los siguientes:

  • Dolor intenso, persistente y palpitante que puede extenderse a la mandíbula, al cuello o al oído.
  • Movilidad dental.
  • Sensibilidad a la presión de masticar o morder.
  • Fiebre.
  • Hinchazón en el rostro o la mejilla.
  • Ganglios linfáticos inflamados y dolorosos debajo de la mandíbula o en el cuello.
  • Brote repentino de olor y sabor desagradables, líquido salado en la boca y alivio del dolor si el absceso se drena.
  • Molestias al tragar.

¿Y cuáles son las causas principales de los abscesos dentales?

Entre las principales razones por las que se padecen estos abscesos encontramos:

  • La enfermedad periodontal, la principal causa de los abscesos dentales. La presencia de “bolsas” con cálculo, sarro y bacterias origina un exudado inflamatorio en su interior cuyo orificio de drenaje se puede cerrar. La formación de pus y productos tóxicos generados por las bacterias no tienen por donde salir, originando un absceso periodontal.
  • Las fisuras y fracturas dentales. El bruxismo puede originar grietas en las raíces de los dientes por donde penetran las bacterias, dando lugar a un absceso.
  • El empaquetamiento de comida. Cuando hay inflamación gingival, la encía se despega del diente y puede entrar comida o pequeños alimentos como semillas de sésamo, etc., que si no eliminamos correctamente pueden dar lugar a un absceso dental.
  • La erupción de las “muelas del juicio”. En ocasiones, cuando están saliendo los terceros molares, se puede meter comida debajo de la encía originando inflamación, supuración y un absceso, en este caso recibe el nombre de pericoronaritis.

Como se puede observar, los factores de riesgo más frecuentes son la enfermedad periodontal no tratada, la presencia de bolsas periodontales alrededor de los dientes que facilita la entrada de bacterias y restos de comida, pero no debemos olvidar el tabaquismo, ya que facilita la supuración y la formación de abscesos.

¿Cómo se trata el absceso dental?

La mejor forma de prevenir un absceso dental es realizar revisiones periódicas en el odontólogo, mantener controlada y tratada la periodontitis y realizar radiografías dentales periódicas para controlar caries y endodoncias antiguas que no pueden ser evaluadas de manera visual. Lo más frecuente cuando se diagnostica un absceso periodontal es que el odontólogo siga los siguientes pasos:

  • Drenaje del mismo, para eliminar el pus y disminuir la presión, con esto mejorar el dolor y sintomatología.
  • Raspado y alisado radicular de las raíces con la finalidad de eliminar los depósitos bacterianos y restos de comida que pueda haber en el interior del absceso dental.
  • Si es un absceso endo-periodontal hay que realizar la endodoncia si hay afectación del nervio del diente.
  • Cirugía periodontal. Cuando existe muchas pérdidas de hueso y están muy afectadas las raíces, es necesario realizar una cirugía para asegurarnos de que se han eliminado todas las bacterias que hay alrededor de las raíces.
  • Extracción dental, sería recomendable cuando el diente tiene una gran movilidad o fracturas y fisuras asociadas.
  • Antibióticos, el odontólogo decidirá si da antibióticos, esto dependerá de la sintomatología, presencia de adenopatías y mal estar general del paciente.

Es importante tener en cuenta que dejar un absceso dental sin tratar puede provocar complicaciones graves, e incluso poner en riesgo la vida. Si tienes fiebre e hinchazón en el rostro, dificultad al tragar o respirar y no puedes localizar al dentista, acude a un hospital de urgencias. Estos síntomas pueden indicar que la infección se ha extendido a la mandíbula y el tejido que la rodea, incluso a otras partes del cuerpo.

Un absceso dental (comúnmente conocido como flemón) es la acumulación de pus y bacterias causada por una infección bacteriana alrededor de un diente. El absceso dental puede ocurrir en diferentes zonas del diente por distintos motivos.

Podemos distinguir básicamente dos tipos de abscesos:

  • Un absceso periapical ocurre en la punta de la raíz y dentro del hueso, como consecuencia de una caries dental sin tratar, una lesión o una endodoncia previa.
  • Un absceso periodontal ocurre en las encías junto a la raíz del diente.
  • En ocasiones podemos encontrar la combinación de ambos, se llamaría “absceso endo-periodontal”.

¿Cuáles son los síntomas de los absceso dentales?

En términos generales, los signos y síntomas que pueden presentar los pacientes con abscesos dentales son los siguientes:

  • Dolor intenso, persistente y palpitante que puede extenderse a la mandíbula, al cuello o al oído.
  • Movilidad dental.
  • Sensibilidad a la presión de masticar o morder.
  • Fiebre.
  • Hinchazón en el rostro o la mejilla.
  • Ganglios linfáticos inflamados y dolorosos debajo de la mandíbula o en el cuello.
  • Brote repentino de olor y sabor desagradables, líquido salado en la boca y alivio del dolor si el absceso se drena.
  • Molestias al tragar.

¿Y cuáles son las causas principales de los abscesos dentales?

Entre las principales razones por las que se padecen estos abscesos encontramos:

  • La enfermedad periodontal, la principal causa de los abscesos dentales. La presencia de “bolsas” con cálculo, sarro y bacterias origina un exudado inflamatorio en su interior cuyo orificio de drenaje se puede cerrar. La formación de pus y productos tóxicos generados por las bacterias no tienen por donde salir, originando un absceso periodontal.
  • Las fisuras y fracturas dentales. El bruxismo puede originar grietas en las raíces de los dientes por donde penetran las bacterias, dando lugar a un absceso.
  • El empaquetamiento de comida. Cuando hay inflamación gingival, la encía se despega del diente y puede entrar comida o pequeños alimentos como semillas de sésamo, etc., que si no eliminamos correctamente pueden dar lugar a un absceso dental.
  • La erupción de las “muelas del juicio”. En ocasiones, cuando están saliendo los terceros molares, se puede meter comida debajo de la encía originando inflamación, supuración y un absceso, en este caso recibe el nombre de pericoronaritis.

Como se puede observar, los factores de riesgo más frecuentes son la enfermedad periodontal no tratada, la presencia de bolsas periodontales alrededor de los dientes que facilita la entrada de bacterias y restos de comida, pero no debemos olvidar el tabaquismo, ya que facilita la supuración y la formación de abscesos.

¿Cómo se trata el absceso dental?

La mejor forma de prevenir un absceso dental es realizar revisiones periódicas en el odontólogo, mantener controlada y tratada la periodontitis y realizar radiografías dentales periódicas para controlar caries y endodoncias antiguas que no pueden ser evaluadas de manera visual. Lo más frecuente cuando se diagnostica un absceso periodontal es que el odontólogo siga los siguientes pasos:

  • Drenaje del mismo, para eliminar el pus y disminuir la presión, con esto mejorar el dolor y sintomatología.
  • Raspado y alisado radicular de las raíces con la finalidad de eliminar los depósitos bacterianos y restos de comida que pueda haber en el interior del absceso dental.
  • Si es un absceso endo-periodontal hay que realizar la endodoncia si hay afectación del nervio del diente.
  • Cirugía periodontal. Cuando existe muchas pérdidas de hueso y están muy afectadas las raíces, es necesario realizar una cirugía para asegurarnos de que se han eliminado todas las bacterias que hay alrededor de las raíces.
  • Extracción dental, sería recomendable cuando el diente tiene una gran movilidad o fracturas y fisuras asociadas.
  • Antibióticos, el odontólogo decidirá si da antibióticos, esto dependerá de la sintomatología, presencia de adenopatías y mal estar general del paciente.

Es importante tener en cuenta que dejar un absceso dental sin tratar puede provocar complicaciones graves, e incluso poner en riesgo la vida. Si tienes fiebre e hinchazón en el rostro, dificultad al tragar o respirar y no puedes localizar al dentista, acude a un hospital de urgencias. Estos síntomas pueden indicar que la infección se ha extendido a la mandíbula y el tejido que la rodea, incluso a otras partes del cuerpo.

Índice de contenido

Table of Contents

Etiquetas

¿Conoces cuáles son los mejores implantes dentales? ¿Cuánto duran?

Resolvemos tus dudas para que tomes la decisión correcta con esta práctica guía de implantología

¿Quiéres que resolvamos tus dudas sobre este tema? Contacta con nosotros

Artículos relacionados

La pulpotomía y la pulpectomía son procedimientos frecuentes en Odontopediatría. Es habitual en niños que han sido afectados por caries avanzadas. Es un problema que no parece ser mandatario en pacientes infantiles, sin embargo, son muchos los niños que se…

Pericoronaritis es una palabra un tanto desconocida, pero viene siendo un malestar bastante común entre jóvenes y niños. Se trata de una afección vinculada a la erupción de los dientes, sobre todo a las muelas del juicio, aunque también se…

En este artículo, vamos a explicar qué es la sialorrea, su definición, sus causas y consecuencias y los tratamientos posibles en la Clínica dental y con otras profesiones de la medicina. La sialorrea, o también llamada ptialismo, es una condición…

La odontología es una especialidad médica que ha visto cómo sus posibilidades terapéuticas han evolucionado hasta tal punto que es muy complicado que un único profesional odontológico sea capaz de cubrir todas las necesidades del paciente. De ahí que deba…

Las coronas dentales, también conocidas como fundas dentales, son prótesis dentales que cubren la totalidad del diente y se colocan sobre el diente de manera fija mediante la técnica de cementado. La finalidad de la corona es cubrir el diente…

Las carillas dentales son el tratamiento dental estético indoloro más individualizado que podemos realizar dentro de la odontología estética, ya que podemos modificar varias características del propio diente siendo mínimamente invasivos. Dentro de la estética dental es uno de los…

El edentulismo se ha convertido en el problema bucal más popular de los últimos años y también uno de los más complejos. Como consecuencia de ello, en el artículo de hoy, queremos comentar todo lo que debes saber sobre el…

La extracción de una pieza dental es un tratamiento odontológico muy frecuente y es importante informar a los pacientes sobre los posibles síntomas de infección después de una extracción de muela. Tras la sustracción odontológica, se establece un período de…

Los implantes dentales han supuesto una innovación terapéutica extraordinaria para solucionar la falta de piezas dentales en nuestros pacientes. De manera clásica, el tratamiento suponía la colocación de fijaciones en el interior del hueso maxilar y la espera de 2…

La tartrectomía consiste en la eliminación de cálculo o “sarro” y depósitos de placa bacteriana alrededor de los dientes. Las bacterias orales, junto con restos de alimentos y saliva, se endurecen y forman lo que llamamos “tártaro” o “sarro”.   …