Síntomas de infección tras una extracción dental

Síntomas de infección tras una extracción dental
calendario 23-Nov-2020
Dra. Roselló
Especialista en Ortodoncia

La extracción de una pieza dental es un tratamiento odontológico muy frecuente y es importante informar a los pacientes sobre los posibles síntomas de infección después de una extracción.
Tras la sustracción odontológica, se establece un período de cicatrización que oscila entre 1 a 7 días, durante los cuales el paciente puede notar diversos síntomas como dolor, hinchazón y sangrado. No obstante, a partir de las 48 horas de la extracción estos signos suelen remitir a un nivel tolerable, hasta finalmente desaparecer, si no lo hacen, es posible que se haya producido una infección.

Síntomas de infección

Entre un 2-6% de las extracciones suelen cursar con infección postoperatoria. En ella, tras las 48 horas de la extracción, los síntomas de infección serán los detallados a continuación:

  • El dolor sigue siendo severo, se trata de un dolor intenso.
  • La hinchazón y/o el sangrado persiste o aumenta, en el caso de no haber infección estos síntomas disminuyen gradualmente.
  • Y, además, pueden aparecer otros síntomas como: supuración, mal aliento o fiebre.

Ante la presencia o la persistencia de estos signos, es recomendable acudir al odontólogo para diagnosticar correctamente la infección y, así, recibir la correspondiente atención médica.

Causas de infección tras una extracción dental

¿Por qué surgen las infecciones luego de una extracción dental? Para responder este interrogante, es importante recordar que la boca contiene millones de bacterias que pueden depositarse en la herida de la extracción dental, favoreciendo y desarrollando la infección. Por esta razón, es esencial seguir las indicaciones posteriores a la extracción que en cada caso brinda el profesional odontológico.

Las causas más frecuentes de una infección tras la extracción de un diente están relacionadas con los siguientes factores:

  • Mala higiene: la higiene incorrecta o la falta de higiene bucal es la causa más frecuente de infección luego de una sustracción odontológica. Para evitarla, se recomienda cumplir con las instrucciones postoperatorias indicadas por el cirujano, entre las cuales se encuentran: cepillado de la herida con cepillos ultrasuaves y enjuagues bucales con clorhexidina. Una correcta higiene bucal luego de la intervención quirúrgica reducirá el riesgo de que se desarrolle una infección.
  •  Fumar: fumar ha sido relacionado con infecciones postquirúrgicas, puesto que el tabaco limita la vascularización de la herida y reduce la respuesta del sistema inmunológico en la zona de la extracción.
  • Trauma quirúrgico: esta causa de infección está relacionada con los diferentes tipos de extracciones dentales. La sustracción de algunas piezas puede requerir la remoción de hueso alrededor de la pieza dental, lo que conlleva un mayor trauma quirúrgico que aumenta las posibilidades de infección.

Tratamiento de la infección dental

Una vez que se ha diagnosticado la infección tras la extracción de la pieza dental, el odontólogo prescribirá un tratamiento encaminado a eliminar dicha infección.

Normalmente, las pautas a seguir para solucionar el problema son las siguientes:

  • Antibiótico: el uso de antibióticos es un método eficaz para el tratamiento de la infección. Generalmente, se suele recetar un antibiótico de amplio espectro, como la penicilina, que, con frecuencia, es muy efectivo contra el tipo de bacterias anaerobias que están presentes en las infecciones dentales. En los últimos años, debido a la presencia de bacterias resistentes a la penicilina, se comenzó a recomendar la prescripción de penicilina con ácido clavulánico.
  • Higiene: se indica el uso de un cepillo ultrasuave sobre la herida, así como también jeringas que permitan lavar la herida con antisépticos, como la clorhexidina.
  • Enjuagues: con la intención de reducir la carga bacteriana bucal y favorecer la cicatrización, el odontólogo recomendará un enjuague bucal a base de clorhexidina que debería ser utilizado 3 veces al día, durante 7-14 días.
  • Evitar el tabaco: como hemos mencionado anteriormente, existe una asociación del tabaco con la infección bucal, por lo tanto, dejar de fumar ayudará a controlar la infección.
  • Cirugía: en los casos en los que los tratamientos anteriores no hayan conseguido eliminar la infección, el odontólogo deberá proceder a una intervención quirúrgica. Esta nueva cirugía tendrá la finalidad de acceder al interior de la herida, eliminar el tejido infectado y lavar la herida con suero fisiológico.

Alveolitis seca: la infección más frecuente tras una extracción dental

Para finalizar este artículo, es importante aclarar que la alveolitis seca es una de las infecciones más frecuentes después de una extracción dental. Por ejemplo, tras la extracción de los terceros molares.
Se trata de una infección dolorosa, que se desarrolla cuando el coágulo sanguíneo, que normalmente se genera al extraer una pieza dental, no se desarrolla, se desplaza o se disuelve previo a la cicatrización.

En todos los procedimientos dentales, el profesional le explicará a los pacientes los cuidados y métodos para minimizar el riesgo de infección oral.