¿Por qué es fundamental el uso de cepillo interdental?

El objetivo de nuestra clínica es conseguir que las personas mejoren día a día en su técnica de cepillado dental, por eso en cada sesión de mantenimiento y desinfección les enseñamos a nuestros pacientes las técnicas más efectivas para mantener una correcta salud bucal según sus necesidades específicas.

Como bien sabemos, a través del cepillado dental conseguimos eliminar la placa bacteriana de la cara exterior e interior de los dientes y de la cara masticatoria. Pero, ¿qué sucede con los espacios entre los dientes?

Éstos son inaccesibles con nuestro cepillo habitual, que es capaz de limpiar solo un 60% de la superficie dental. Para el resto, para el otro 40% de difícil acceso, es recomendable utilizar el cepillo interdental al menos una vez al día, convirtiendo este gesto en un hábito más de nuestra higiene diaria.

¿Qué son los cepillos interproximales?

Los cepillos interdentales son unos cepillos de pequeño tamaño con forma cilíndrica o cónica que permiten el acceso y la limpieza entre los dientes, debajo de los puentes y entre los implantes en zonas donde no llega el cepillo dental.

Por ejemplo, las encías rojas o sangrantes pueden ser un indicativo de la acumulación de placa bacteriana mal eliminada. Por ello, si añadimos a nuestro cepillado un accesorio de limpieza interdental logramos reducir la placa y mejorar la salud tanto de nuestra encía como de nuestra boca en general.

Debemos ser conscientes de que simplemente incorporando este hábito a nuestra limpieza dental diaria, mejoraremos la salud de nuestra boca al eliminar una mayor cantidad de bacterias. Se trata de un gesto sencillo que implica un tremendo beneficio.

¿Para qué pacientes están indicado?

Cualquier persona puede utilizar los cepillos interdentales o interproximales, pero están especialmente indicados en pacientes que tienen separaciones entre los dientes, aquellos que son portadores de ortodoncia, quienes llevan prótesis dentales o implantes, o bien, pacientes que tienen la enfermedad periodontal o periodontitis.

Y es que una de las consecuencias de la periodontitis es la pérdida de hueso entre los dientes y consiguiente retracción de la encía. Esto lleva consigo la aparición de triángulos negros entre los dientes de imposible acceso con el cepillo y donde queda acumulada placa bacteriana. Esta placa residual puede ser la causante de diversos problemas en nuestra boca como: mal aliento, inflamación y sangrado de las encías, problemas en los implantes y caries.

El objetivo de los cepillos interproximales es llegar a esas zonas más escondidas y limpiarlas en profundidad, eliminando todo rastro de placa bacteriana.

Existen en el mercado múltiples marcas de cepillos interdentales que se clasifican por colores según su diámetro. Estos cepillos pueden adquirirse fácilmente en farmacias, donde encontramos dos formas básicas de cepillos: uno con forma de L que permite llegar a espacios interproximales situados en la zona posterior de la boca y otros rectos, que son para la zona anterior.

¿Cómo se utilizan los cepillos interdentales?

  1. Seleccionar el tamaño adecuado para cada espacio. El cepillo debe entrar holgado, para que sean los filamentos los que entren en contacto con los dientes y no el alambre.
  2. Mover el cepillo desde dentro hacia fuera sin hacerlo girar.
  3. Repetir los movimientos desde la cara interna de los dientes.
  4. Deben pasarse al menos una vez al día, preferiblemente después de cenar y antes de ir a dormir.

Los cepillos interdentales son una muy buena herramienta a la hora de llevar a cabo una correcta higiene tanto en dientes como en implantes, así como para prevenir y tratar diversos problemas bucodentales. Pero de no poder usarlos, para seguir una correcta limpieza entre dientes, la alternativa más común es utilizar hilo dental o seda dental, que es la opción idónea cuando el espacio es muy estrecho.

uso alternativo de hilo o seda dental

Debemos ser conscientes de que simplemente incorporando este hábito a nuestra limpieza dental diaria, mejoraremos la salud de nuestra boca al eliminar una mayor cantidad de bacterias. Se trata de un gesto sencillo que implica un tremendo beneficio.

Y recuerda que para mantener una buena salud bucodental es también es necesario acudir a tu clínica dental para realizar limpiezas profesionales, que suelen durar aproximadamente una hora de duración y donde profesionales higienistas podrán recomendarte en las mejores técnicas de cepillados. En definitiva, estas limpiezas periódicas son las mejor forma de prevenir problemas en tu boca y conservar una sonrisa perfecta.

El objetivo de nuestra clínica es conseguir que las personas mejoren día a día en su técnica de cepillado dental, por eso en cada sesión de mantenimiento y desinfección les enseñamos a nuestros pacientes las técnicas más efectivas para mantener una correcta salud bucal según sus necesidades específicas.

Como bien sabemos, a través del cepillado dental conseguimos eliminar la placa bacteriana de la cara exterior e interior de los dientes y de la cara masticatoria. Pero, ¿qué sucede con los espacios entre los dientes?

Éstos son inaccesibles con nuestro cepillo habitual, que es capaz de limpiar solo un 60% de la superficie dental. Para el resto, para el otro 40% de difícil acceso, es recomendable utilizar el cepillo interdental al menos una vez al día, convirtiendo este gesto en un hábito más de nuestra higiene diaria.

¿Qué son los cepillos interproximales?

Los cepillos interdentales son unos cepillos de pequeño tamaño con forma cilíndrica o cónica que permiten el acceso y la limpieza entre los dientes, debajo de los puentes y entre los implantes en zonas donde no llega el cepillo dental.

Por ejemplo, las encías rojas o sangrantes pueden ser un indicativo de la acumulación de placa bacteriana mal eliminada. Por ello, si añadimos a nuestro cepillado un accesorio de limpieza interdental logramos reducir la placa y mejorar la salud tanto de nuestra encía como de nuestra boca en general.

Debemos ser conscientes de que simplemente incorporando este hábito a nuestra limpieza dental diaria, mejoraremos la salud de nuestra boca al eliminar una mayor cantidad de bacterias. Se trata de un gesto sencillo que implica un tremendo beneficio.

¿Para qué pacientes están indicado?

Cualquier persona puede utilizar los cepillos interdentales o interproximales, pero están especialmente indicados en pacientes que tienen separaciones entre los dientes, aquellos que son portadores de ortodoncia, quienes llevan prótesis dentales o implantes, o bien, pacientes que tienen la enfermedad periodontal o periodontitis.

Y es que una de las consecuencias de la periodontitis es la pérdida de hueso entre los dientes y consiguiente retracción de la encía. Esto lleva consigo la aparición de triángulos negros entre los dientes de imposible acceso con el cepillo y donde queda acumulada placa bacteriana. Esta placa residual puede ser la causante de diversos problemas en nuestra boca como: mal aliento, inflamación y sangrado de las encías, problemas en los implantes y caries.

El objetivo de los cepillos interproximales es llegar a esas zonas más escondidas y limpiarlas en profundidad, eliminando todo rastro de placa bacteriana.

Existen en el mercado múltiples marcas de cepillos interdentales que se clasifican por colores según su diámetro. Estos cepillos pueden adquirirse fácilmente en farmacias, donde encontramos dos formas básicas de cepillos: uno con forma de L que permite llegar a espacios interproximales situados en la zona posterior de la boca y otros rectos, que son para la zona anterior.

¿Cómo se utilizan los cepillos interdentales?

  1. Seleccionar el tamaño adecuado para cada espacio. El cepillo debe entrar holgado, para que sean los filamentos los que entren en contacto con los dientes y no el alambre.
  2. Mover el cepillo desde dentro hacia fuera sin hacerlo girar.
  3. Repetir los movimientos desde la cara interna de los dientes.
  4. Deben pasarse al menos una vez al día, preferiblemente después de cenar y antes de ir a dormir.

Los cepillos interdentales son una muy buena herramienta a la hora de llevar a cabo una correcta higiene tanto en dientes como en implantes, así como para prevenir y tratar diversos problemas bucodentales. Pero de no poder usarlos, para seguir una correcta limpieza entre dientes, la alternativa más común es utilizar hilo dental o seda dental, que es la opción idónea cuando el espacio es muy estrecho.

uso alternativo de hilo o seda dental

Debemos ser conscientes de que simplemente incorporando este hábito a nuestra limpieza dental diaria, mejoraremos la salud de nuestra boca al eliminar una mayor cantidad de bacterias. Se trata de un gesto sencillo que implica un tremendo beneficio.

Y recuerda que para mantener una buena salud bucodental es también es necesario acudir a tu clínica dental para realizar limpiezas profesionales, que suelen durar aproximadamente una hora de duración y donde profesionales higienistas podrán recomendarte en las mejores técnicas de cepillados. En definitiva, estas limpiezas periódicas son las mejor forma de prevenir problemas en tu boca y conservar una sonrisa perfecta.

Índice de contenido

Table of Contents

Etiquetas

¿Conoces cuáles son los mejores implantes dentales? ¿Cuánto duran?

Resolvemos tus dudas para que tomes la decisión correcta con esta práctica guía de implantología

¿Quiéres que resolvamos tus dudas sobre este tema? Contacta con nosotros

Artículos relacionados

La pulpotomía y la pulpectomía son procedimientos frecuentes en Odontopediatría. Es habitual en niños que han sido afectados por caries avanzadas. Es un problema que no parece ser mandatario en pacientes infantiles, sin embargo, son muchos los niños que se…

Pericoronaritis es una palabra un tanto desconocida, pero viene siendo un malestar bastante común entre jóvenes y niños. Se trata de una afección vinculada a la erupción de los dientes, sobre todo a las muelas del juicio, aunque también se…

En este artículo, vamos a explicar qué es la sialorrea, su definición, sus causas y consecuencias y los tratamientos posibles en la Clínica dental y con otras profesiones de la medicina. La sialorrea, o también llamada ptialismo, es una condición…

La odontología es una especialidad médica que ha visto cómo sus posibilidades terapéuticas han evolucionado hasta tal punto que es muy complicado que un único profesional odontológico sea capaz de cubrir todas las necesidades del paciente. De ahí que deba…

Las coronas dentales, también conocidas como fundas dentales, son prótesis dentales que cubren la totalidad del diente y se colocan sobre el diente de manera fija mediante la técnica de cementado. La finalidad de la corona es cubrir el diente…

Las carillas dentales son el tratamiento dental estético indoloro más individualizado que podemos realizar dentro de la odontología estética, ya que podemos modificar varias características del propio diente siendo mínimamente invasivos. Dentro de la estética dental es uno de los…

El edentulismo se ha convertido en el problema bucal más popular de los últimos años y también uno de los más complejos. Como consecuencia de ello, en el artículo de hoy, queremos comentar todo lo que debes saber sobre el…

La extracción de una pieza dental es un tratamiento odontológico muy frecuente y es importante informar a los pacientes sobre los posibles síntomas de infección después de una extracción de muela. Tras la sustracción odontológica, se establece un período de…

Los implantes dentales han supuesto una innovación terapéutica extraordinaria para solucionar la falta de piezas dentales en nuestros pacientes. De manera clásica, el tratamiento suponía la colocación de fijaciones en el interior del hueso maxilar y la espera de 2…

La tartrectomía consiste en la eliminación de cálculo o “sarro” y depósitos de placa bacteriana alrededor de los dientes. Las bacterias orales, junto con restos de alimentos y saliva, se endurecen y forman lo que llamamos “tártaro” o “sarro”.   …