¿Qué causa la sensibilidad dental y cuál es su solución?

La sensibilidad dental es muy frecuente entre las personas y afecta a 1 de cada 7 personas, especialmente entre los 18 y 30 años. Las mujeres (59%) lo sufren más que los hombres (41%) aunque este dato no es estadísticamente significativo. Aunque lo es el hecho de que el 25% de la población padece hipersensibilidad dental. Lo cierto es que con el paso de los años, la exposición de dentina cervical (la capa de marfil que rodea la parte interna de los dientes) va aumentando, causando dolor con el contacto a alimentos fríos, especialmente.

Entonces, ¿qué es exactamente la sensibilidad dental?

La sensibilidad dental, es un dolor transitorio provocado por la exposición de la dentina a estímulos externos como cambios de temperatura, tomar bebidas y alimentos ácidos, cepillarse los dientes de manera agresiva o rechinar los dientes, entre otras causas.

En condiciones normales la dentina se encuentra cubierta por esmalte y encía, pero los desgastes dentales y la retracción de encías hace que este tejido quede expuesto a la cavidad oral. La dentina es un tejido duro mineralizado, pero en su interior hay “tubulillos dentinarios” que transmiten los estímulos térmicos y químicos al interior del diente, donde se localiza el nervio dental y esto ocasiona hipersensibilidad.

¿Y cuáles son las causas de la sensibilidad dental?

La mejor manera de evitar la sensibilidad dental es prevenir la pérdida de esmalte y de encía alrededor de los dientes, para ello repasaremos cuáles son las principales causas de exposición de dentina:

  1. Erosión química: Los factores erosivos eliminan esmalte y dentina, desmineralizan los tejidos dentales duros, causan la apertura de los túbulos dentinarios y por tanto localizan e inician la sensibilidad. El contacto del diente con ácidos como zumo de limón, etc. o problemas digestivos como el reflujo gástrico eliminan el esmalte que protege al diente.
  2. Trauma oclusal y bruxismo: exponen y eliminan dentina tanto a nivel cervical, como a nivel oclusal predisponiendo a tener sensibilidad dental. El bruxismo y apretamiento dental durante el día o la noche es una causa de dolor dental.
  3. Abrasión cervical por cepillado traumático. Cepillarse muy fuerte, con pastas abrasivas o con un cepillo duro causa retracción de encías y desgaste de los cuellos de los dientes, exponiendo dentina.
  4. La periodontitis y retracción de las encías es una de las principales causas de sensibilidad, ya que las bacterias producen toxinas y como resultado se pierde el hueso y encía que rodea al diente, dejando las raíces descubiertas.
  5. Los tratamientos de blanqueamiento sin supervisión de un odontólogo y con productos de sin prescripción facultativa. Antes de hacer un tratamiento dental el odontólogo debe realizar una exploración y determinar si está indicado, si hay muchas retracciones de encías puede empeorar la sensibilidad dental.

¿Cómo debes cuidar de tu boca para evitar la sensibilidad?

Es recomendable cepillarse los dientes no inmediatamente después de la exposición a los ácidos. Durante el cepillado de la dentina con una pasta dentífrica desaparecen 15-16 micras de dentina.

Después del cepillado con una pasta dentífrica y de una breve exposición de esa misma dentina a zumo de naranja, en lugar de 16 micras han desaparecido alrededor de 24 micras. Por ello recomendamos usar un cepillo suave, con una pasta dentífrica en gel y dejar pasar 15-30 minutos entre la ingesta de comida y el cepillado.

Si usas un cepillo eléctrico recomendamos comprar un cabezal suave y que el cepillo lleve indicador de presión, para no ejercer una fuerza excesiva el los dientes.

¿Y qué alimentos y bebidas debes evitar?

Deberíamos evitar todas las bebidas ácidas como agua con limón, bebidas con cola, bebidas carbonatadas y con alto contenido en azúcares. Respecto a los alimentos hay que tener una dieta rica y variada, pero existen hábitos como chupar limón entre los dientes que son desaconsejables por su capacidad erosiva con el esmalte.

Normalmente siguiendo una dieta no erosiva, junto con una pasta dental específica para la sensibilidad dental y usando una férula de relajación oclusal por las noches la sensibilidad se puede controlar.

Recuerda acudir al odontólogo para realizar revisiones periódicas y controlar tu salud buco-dental. La sensibilidad dental puede ser también uno de los síntomas de las enfermedades de las encías como la gingivitis y, por esta razón entre otras, es recomendable acudir a estas revisiones.

La sensibilidad dental es muy frecuente entre las personas y afecta a 1 de cada 7 personas, especialmente entre los 18 y 30 años. Las mujeres (59%) lo sufren más que los hombres (41%) aunque este dato no es estadísticamente significativo. Aunque lo es el hecho de que el 25% de la población padece hipersensibilidad dental. Lo cierto es que con el paso de los años, la exposición de dentina cervical (la capa de marfil que rodea la parte interna de los dientes) va aumentando, causando dolor con el contacto a alimentos fríos, especialmente.

Entonces, ¿qué es exactamente la sensibilidad dental?

La sensibilidad dental, es un dolor transitorio provocado por la exposición de la dentina a estímulos externos como cambios de temperatura, tomar bebidas y alimentos ácidos, cepillarse los dientes de manera agresiva o rechinar los dientes, entre otras causas.

En condiciones normales la dentina se encuentra cubierta por esmalte y encía, pero los desgastes dentales y la retracción de encías hace que este tejido quede expuesto a la cavidad oral. La dentina es un tejido duro mineralizado, pero en su interior hay “tubulillos dentinarios” que transmiten los estímulos térmicos y químicos al interior del diente, donde se localiza el nervio dental y esto ocasiona hipersensibilidad.

¿Y cuáles son las causas de la sensibilidad dental?

La mejor manera de evitar la sensibilidad dental es prevenir la pérdida de esmalte y de encía alrededor de los dientes, para ello repasaremos cuáles son las principales causas de exposición de dentina:

  1. Erosión química: Los factores erosivos eliminan esmalte y dentina, desmineralizan los tejidos dentales duros, causan la apertura de los túbulos dentinarios y por tanto localizan e inician la sensibilidad. El contacto del diente con ácidos como zumo de limón, etc. o problemas digestivos como el reflujo gástrico eliminan el esmalte que protege al diente.
  2. Trauma oclusal y bruxismo: exponen y eliminan dentina tanto a nivel cervical, como a nivel oclusal predisponiendo a tener sensibilidad dental. El bruxismo y apretamiento dental durante el día o la noche es una causa de dolor dental.
  3. Abrasión cervical por cepillado traumático. Cepillarse muy fuerte, con pastas abrasivas o con un cepillo duro causa retracción de encías y desgaste de los cuellos de los dientes, exponiendo dentina.
  4. La periodontitis y retracción de las encías es una de las principales causas de sensibilidad, ya que las bacterias producen toxinas y como resultado se pierde el hueso y encía que rodea al diente, dejando las raíces descubiertas.
  5. Los tratamientos de blanqueamiento sin supervisión de un odontólogo y con productos de sin prescripción facultativa. Antes de hacer un tratamiento dental el odontólogo debe realizar una exploración y determinar si está indicado, si hay muchas retracciones de encías puede empeorar la sensibilidad dental.

¿Cómo debes cuidar de tu boca para evitar la sensibilidad?

Es recomendable cepillarse los dientes no inmediatamente después de la exposición a los ácidos. Durante el cepillado de la dentina con una pasta dentífrica desaparecen 15-16 micras de dentina.

Después del cepillado con una pasta dentífrica y de una breve exposición de esa misma dentina a zumo de naranja, en lugar de 16 micras han desaparecido alrededor de 24 micras. Por ello recomendamos usar un cepillo suave, con una pasta dentífrica en gel y dejar pasar 15-30 minutos entre la ingesta de comida y el cepillado.

Si usas un cepillo eléctrico recomendamos comprar un cabezal suave y que el cepillo lleve indicador de presión, para no ejercer una fuerza excesiva el los dientes.

¿Y qué alimentos y bebidas debes evitar?

Deberíamos evitar todas las bebidas ácidas como agua con limón, bebidas con cola, bebidas carbonatadas y con alto contenido en azúcares. Respecto a los alimentos hay que tener una dieta rica y variada, pero existen hábitos como chupar limón entre los dientes que son desaconsejables por su capacidad erosiva con el esmalte.

Normalmente siguiendo una dieta no erosiva, junto con una pasta dental específica para la sensibilidad dental y usando una férula de relajación oclusal por las noches la sensibilidad se puede controlar.

Recuerda acudir al odontólogo para realizar revisiones periódicas y controlar tu salud buco-dental. La sensibilidad dental puede ser también uno de los síntomas de las enfermedades de las encías como la gingivitis y, por esta razón entre otras, es recomendable acudir a estas revisiones.

Índice de contenido

Table of Contents

Etiquetas

¿Conoces cuáles son los mejores implantes dentales? ¿Cuánto duran?

Resolvemos tus dudas para que tomes la decisión correcta con esta práctica guía de implantología

¿Quiéres que resolvamos tus dudas sobre este tema? Contacta con nosotros

Artículos relacionados

La pulpotomía y la pulpectomía son procedimientos frecuentes en Odontopediatría. Es habitual en niños que han sido afectados por caries avanzadas. Es un problema que no parece ser mandatario en pacientes infantiles, sin embargo, son muchos los niños que se…

Pericoronaritis es una palabra un tanto desconocida, pero viene siendo un malestar bastante común entre jóvenes y niños. Se trata de una afección vinculada a la erupción de los dientes, sobre todo a las muelas del juicio, aunque también se…

En este artículo, vamos a explicar qué es la sialorrea, su definición, sus causas y consecuencias y los tratamientos posibles en la Clínica dental y con otras profesiones de la medicina. La sialorrea, o también llamada ptialismo, es una condición…

La odontología es una especialidad médica que ha visto cómo sus posibilidades terapéuticas han evolucionado hasta tal punto que es muy complicado que un único profesional odontológico sea capaz de cubrir todas las necesidades del paciente. De ahí que deba…

Las coronas dentales, también conocidas como fundas dentales, son prótesis dentales que cubren la totalidad del diente y se colocan sobre el diente de manera fija mediante la técnica de cementado. La finalidad de la corona es cubrir el diente…

Las carillas dentales son el tratamiento dental estético indoloro más individualizado que podemos realizar dentro de la odontología estética, ya que podemos modificar varias características del propio diente siendo mínimamente invasivos. Dentro de la estética dental es uno de los…

El edentulismo se ha convertido en el problema bucal más popular de los últimos años y también uno de los más complejos. Como consecuencia de ello, en el artículo de hoy, queremos comentar todo lo que debes saber sobre el…

La extracción de una pieza dental es un tratamiento odontológico muy frecuente y es importante informar a los pacientes sobre los posibles síntomas de infección después de una extracción de muela. Tras la sustracción odontológica, se establece un período de…

Los implantes dentales han supuesto una innovación terapéutica extraordinaria para solucionar la falta de piezas dentales en nuestros pacientes. De manera clásica, el tratamiento suponía la colocación de fijaciones en el interior del hueso maxilar y la espera de 2…

La tartrectomía consiste en la eliminación de cálculo o “sarro” y depósitos de placa bacteriana alrededor de los dientes. Las bacterias orales, junto con restos de alimentos y saliva, se endurecen y forman lo que llamamos “tártaro” o “sarro”.   …