El rendimiento deportivo empieza por una boca sana

calendario 20-Oct-2017
Dra. Libertad Caro
Especialista en Periodoncia e Implantología Dental

Tener una boca sana resulta fundamental para la salud de cualquier persona, este hecho se acentúa en el caso de los deportistas. La relación entre la salud bucodental y el deporte es estrecha, ya que influye directamente en el rendimiento de la actividad física.

La importancia de tener una boca sana

Tener una boca sana resulta fundamental para la salud de cualquier persona, este hecho se acentúa en el caso de los deportistas. La relación entre la salud bucodental y el deporte es estrecha, ya que influye directamente en el rendimiento de la actividad física.
Según un estudio reciente llevado a cabo por investigadores británicos, aquellos deportistas de élite cuya salud bucodental es inadecuada son los más propensos a sufrir lesiones musculares, de ligamentos, tendones y óseas.

Las enfermedades de los dientes en deportistas

Entre los principales problemas bucodentales que encontramos en los deportistas, resultan frecuentes las caries. La nutrición deportiva consiste en a dietas a base de hidratos y bebidas deportivas azucaradas, ello junto con el estrés, conlleva un mayor riesgo de sufrir caries.
El bruxismo o el hábito de apretar los dientes; provoca desgaste dental, dolor de cabeza y problemas musculares que influyen en su rendimiento, por ello combatir el bruxismo debe ser prioritario.
Los problemas de encías son también problemas bucodentales que pueden sufrir los deportistas, es por tanto crucial que el deportista reciba cuidados especiales en estos ámbitos. Para ello son recomendables las revisiones periódicas con un especialista en periodontitis, así como una buena educación e higiene oral que puedan prevenir posibles complicaciones.

La relación entre el deporte y la salud dental

Por todos es conocido que la salud de nuestra boca es una parte relevante del bienestar y la calidad de vida. Las enfermedades de los dientes generan estados inflamatorios que favorecen el desarrollo de importantes enfermedades musculares, coronarias o desordenes respiratorios. La actividad deportiva y la buena forma física, por su parte, también se asocian con una vida saludable, reduciendo el riesgo de dolencias. Por ello, ya que el deporte implica una mayor exigencia para permitir al organismo soportar ciertos requerimientos físicos, los deportistas deben prestar una atención prioritaria a la salud de su boca ya que padecer caries o ser bruxista puede afectar al rendimiento deportivo.

Así como no concebimos el hecho de que un deportista se ejercite si sufre un problema de salud, no es aceptable que los deportistas, incluso de élite, padezcan problemas bucodentales. Hoy en día existe un altísimo grado de profesionalización en el deporte, con planificaciones y controles exhaustivos sobre todo aquello que pueda interferir en el rendimiento. ¿Cómo así se sigue olvidando en muchos casos el cuidado de la salud bucodental?