Los tratamientos que aplicamos en nuestra clínica dental para combatir la periodontitis

Dra. Libertad Caro
Especialista en Periodoncia e Implantología Dental

La periodontitis o ‘piorrea’ es una enfermedad de la encía que ocasiona pérdida de las piezas dentales. Se trata de una enfermedad indolora y crónica que se manifiesta mediante inflamación, sangrado y recesión de las encías, mal aliento y movilidad de las piezas dentales.

Nuestra clínica dental en Palma de Mallorca está especializada en el tratamiento de la periodontitis. Este tratamiento, totalmente indoloro, consiste en la eliminación de los depósitos bacterianos que causan la enfermedad desde el interior de la encía. En dicho proceso de desinfección, nos servimos de instrumentos manuales y ultrasónicos, altamente eficaces, que nos permiten estabilizar la enfermedad y evitar la pérdida de piezas dentales.

En una segunda fase,  tras el proceso de limpieza y desinfección, aplicamos tratamientos regenerativos de última generación para la reconstrucción de la encía y del hueso perdido por la enfermedad periodontal.

Mediante técnicas de microcirugía, en las que utilizamos factores de crecimiento que estimulan el desarrollo del hueso y láminas de colágeno (o injertos) para recuperar la forma y contorno de la encía perdida, estamos obteniendo muy buenos resultados.

La periodontitis es una efermedad crónica que se puede mantener a raya y evitar su reaparición con un programa de mantenimiento periodontal adecuado. Así que, tras las fases de desinfección y regeneración, comienza un proceso de mantenimiento periódico con el que vamos a evitar que la reactivación de la enfermedad.

Los estudios epidemiológicos señalan que la periodontitis en la primera causa de pérdida dental a partir de los 35 años. Se estima, asímismo, que un 70% de la población adulta presenta alguna forma de periodontitis aunque en un buen número de casos no son conscientes de padecerla.

Así se manifiesta la enfermedad de las encías

  • Dolor: La periodontitis no suele ser dolorosa, por lo que muchas veces el paciente no es consciente de padecerla
  • Sangrado de encías: Es uno de los primeros signos de la enfermedad. Se puede sangrar con el cepillado, la masticación o de forma espontánea.
  • Retracción de la encía: la destrucción de encía y hueso deja expuestas las raíces de los dientes, produciendo sensibilidad al frío y al calor
  • Halitosis: el mal aliento es, e un 85% de los casos, consecuencia de un problema bucal. Principalmente por las bacterias que se encuentran dentro de la encía y que provocan la enfermedad.
  • Movilidad dental: viene causada por la destrucción del hueso alrededor del diente. Cuando hay movilidad dental la enfermedad está en una fase muy grave.