Cómo cuidar nuestra boca en verano

Aprende cómo cuidar nuestra boca en verano
calendario 12-Jul-2016
Dra. Libertad Caro
Especialista en Periodoncia e Implantología Dental

Llega el verano, el periodo vacacional más largo del año y con él los momentos de descanso, ocio y diversión. Una época en la que debemos divertirnos y disfrutar pero que no tiene por qué significar un cambio o un abandono de nuestros hábitos de salud bucodental. Por experiencia, comprobamos que muchos de nuestros pacientes han empeorado su higiene dental en verano. Ello acarrea dolencias como la inflamación de encías, la recaída de problemas periodontales u otros trastornos.

Según la experiencia de Regina Izquierdo y Francisco Gil, profesores asociados de la Universidad de Valencia y del Máster de Periodoncia e Implantes, observan que a la vuelta de las vacaciones sus pacientes han empeorado su higiene dental, mostrando inflamación de encías, recaídas en sus problemas periodontales y otros trastornos. Estos empeoramientos suelen estar relacionados con cambios de hábitos debido a la relajación de nuestras rutinas, a los viajes o a un mayor número de comidas fuera de casa o entre horas.

A continuación exponemos algunos factores y algunas recomendaciones encaminadas a proteger nuestra salud dental este verano.

Consejos de salud dental durante el verano

Aumento de placa bacteriana

Al disminuir la frecuencia del cepillado durante las vacaciones, aumentamos el riesgo de acumular placa, aparición de caries y empeorar la salud gingival. Por ello, al menos el cepillado nocturno debe ser exhaustivo: de 2 minutos y limpieza con hilo dental. Aunque no tengamos la posibilidad de cepillarnos tras cada comida, los cepillados de la noche y después del desayuno son imprescindibles.

Halitosis

Al añadir a una menor higiene, el incremento de bebidas alcohólicas o un mayor consumo de tabaco, es muy probable que también empeore nuestra halitosis. Para ello, además de mantener una higiene óptima, debemos beber agua con frecuencia para hidratar la mucosa y mantener el flujo de saliva.

Hipersensibilidad dental

La sensibilidad dental aumenta con el consumo de bebidas y alimentos muy fríos que, además, cuentan con un PH ácido. Se recomienda reducir el consumo de bebidas ácidas (zumos, refrescos, vino blanco, gazpacho, cerveza…) y realizar un cepillado suave lo antes posible tras consumirlas.

Traumatismos

No podemos olvidar que la actividad del verano aumenta el riesgo de traumatismos. Ante ellos, debemos mantener la calma y acudir al dentista de inmediato para no agravar el problema.

Férulas

La última recomendación es para los usuarios de férulas de ortodoncia o relajación. No debemos olvidarlas en casa al salir de viaje pues a la vuelta pueden no ajustarse correctamente.

Mediante estas recomendaciones y manteniendo una correcta higiene dental llevando siempre con nosotros un kit de limpieza, podremos disfrutar de un magnífico verano sin poner en riesgo nuestra salud.